Seleccionar página

Son las 5 de la mañana y desde muy temprano me dispongo a preparar el equipaje, teniendo el cuidado de que cada elemento que compone nuestro kid de producción este preparado -No deseo repetir el ultimo impasse, asi que hago énfasis en ver que el micrófono funcione y las baterías estén cargadas.  Las interminables curvas que conducen a la comunidad de Chemesquemena nos hacen desplazar  de un lado al otro , en el carro en el que vamos me encuentro con una docena de mayores que cuentan historias sobre el proceso cultural e identitario de nuestro Resguardo, me uno ellos tímidamente por que desde pequeño me han inculcado el respeto por mis mayores.

 

Al llegar al boquete siento el frío que baja de la Sierra Nevada y que recorre las venas y las montaña de mi tierra, contemplo el paisaje y quedo tan maravillado que aveces olvido que debo realizar las grabaciones, saco  los equipos  y de inmediato uno de los integrantes de la guardia indígena me dice que en ese sitio no puedo grabar ya que es un sitio sagrado. Le comento que tenemos permiso y le digo que nuestro Bibliotecario, ya lo ha solicitado, sorteado el impasse y respetando los concejos y conductos de los mayores ponemos en frente de nuestro lente a la primera invitada que siendo tan joven nos sorprende con su capacidad y conocimiento sobre el papel protagónico de la mujer en el proceso de rescate identitario y el fortalecimiento cultural de nuestro pueblo.

 

En la entrevista une un tema con el otro de manera fluida, tan natural como el tejido que plasman las mujeres en sus mochilas con puntadas y colores, y es que si se pudiera deshilar cada puntada de una mochila kankuama, nos contarían lo que sueña y vive cada mujer indígena kankuama.

 

El reloj marca las 8:00 de la mañana y aunque el frío no cede ya hay un grupo de mujeres que tiene preparado el desayuno para todos los asistentes que rondan las 150 personas, no puedo dejar de reflexionar en el papel que ha cumplido la mujer desde espacios silencioso pero de significativos, desde el tejer, desde el pensamiento, desde el fogón y últimamente al apropiarse de ese espacio político que les pertenece.

 

El resto del día junto con Isaias, Ofito y Jose Luís  nos turnamos pues el Cabildo viendo nuestros avance en el manejo de los equipos tecnológicos nos ha delegado la importante tarea de registrar eventos simultáneos que se realizan en la comunidad y asi terminamos agotados a las 11 pm.

 

Antes de irnos a dormir con la satisfacción del deber cumplido, reflexionamos con el mayo Daniel, quien ha sido nuestro mentor en este proyecto y que nos ayudo a que el resto de la comunidad viera a la tecnología “no como instrumentos peligrosos a combatir o como simples herramientas para hacer lo mismo de siempre de manera mas rápida, si no como poderosos dispositivos de producción y de comunicación que nos podrían convertir en los guardianes de nuestro territorio” finalmente nos dice

-“Mientras existan jovenes comprometidos como ustedes nunca desaparecerá nuestro pueblo”, lo cual nos llena de orgullo y de agradecimiento con los mayores por su orientación, con nuestro amigo bibliotecario por su loable labor y a la Biblioteca Nacional y el proyecto TIC por posibilitarnos descubrir que podemos ser los guardianes de nuestro territorio.

 

Por  José Daniel Arias

Miembro del Grupo de Amigos de la Biblioteca (GAB) Kankuaka